El hincha salteño dijo presente en una nueva edición del clásico entre santos y albos, aunque lo hizo en menor medida que en el pleito de la primera rueda, cuando Juventud derrotó por la mínima diferencia a Gimnasia en el Gigante del Norte.
Esta vez y pese a que faltó otra vez el color característico que forma parte del folclore del clásico, sin el cotillón, los bombos y las banderas por las conocidas restricciones, los hinchas antonianos y millonarios se la ingeniaron para garantizar la fiesta en las tribunas.
El operativo policial funcionó correctamente también gracias a la predisposición del público y porque esta vez las facciones más radicalizadas de Juventud (un bando ocupó la preferencial y otro la popular sur) dejaron de lado las rencillas para contribuir a la paz, salvo casos aislados de escaramuzas y detenciones en las inmediaciones del estadio. Fueron afectados más de 600 efectivos y el dispositivo de seguridad estuvo bajo el control del comisario inspector Walter Torres, quien brindó al final del encuentro un relevamiento sobre lo que dejó el clásico entre santos y albos. "Se procedió a la detención de 35 hinchas de ambos bandos, entre ellos, 30 mayores y 5 menores; quienes fueron demorados por una serie de disturbios, por estado de ebriedad y otros delitos contravencionales. A su vez, se presentaron en el Juzgado 22 contraventores entre los que se encuentran en las listas del derecho de admisión por antecedentes varios", le explicó el comisario Torres a Alentandooo.
Por su parte, también dio la nota el infaltable secuestro de fernet, sustancias prohibidas y elementos contundentes.
Torres estima que alrededor de "14 mil personas se hicieron presentes en el estadio" para uno de los clásicos más convocantes del Federal A.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia