El Gigante del Norte hoy luce más celeste y blanco que nunca. Y no por el aniversario de su estreno, que rememora aquella vez que el gran Diego Armando Maradona deleitó con su magia a los aficionados salteños con la Selección nacional en aquella recordada gira previa al Mundial de Estados Unidos 1994, el 20 de abril de ese mismo año. Tampoco por el presente futbolístico del equipo, que volvió a ilusionar al hincha con la contundente victoria ante Altos Hornos Zapla en Palpalá que lo deja en el umbral de una clasificación a la próxima ronda, a los play offs del torneo Federal A.
Los colores celeste y blanco lucen más relucientes que nunca en las tribunas por el trabajo de pintura que ordenó la dirigencia y que se viene llevando a cabo a paso lento, pero sostenido.
La semana pasada se pintó en su totalidad la bandeja alta de calle Leguizamón y hoy fue el turno de la baja. Próximamente, se procederá a pintar la cabecera de las instalaciones, la preferencial de la Avenida Bicentenario y las plateas.

Embed

Embed


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia