Luego del reto público que le brindó el entrenador de Boca, Rodolfo Arruabarrena, el delantero Andrés Chávez se mostró esta mañana arrepentido por su reacción en el desempate frente a Vélez en Mar del Plata que provocó su expulsión y que pudo haber complicado el desenlace del partido. Chávez, en el regreso del plantel xeneize al aeroparque metropolitano Jorge Newbery desde Mar del Plata en la mañana del jueves, admitió su error y agregó que le gustaría ser titular el sábado en el segundo superclásico frente a River, en Mendoza.
El plantel de Boca se trasladó directamente desde el aeroparque rumbo al complejo Pedro Pompilio para entrenarse luego del triunfo ante Vélez y con el "Millonario" en la mira. "Siento fastidio por la expulsión y alegría por que Boca logró el triunfo. Estoy arrepentido, fue un error, algo que no debe volver a suceder ya que en este tipo de partidos importantes no se puede dar ese tipo de ventajas y dejar al equipo con uno menos", comentó el delantero en diálogo con la prensa. El delantero perdió la titularidad a manos de Federico Carrizo luego de haber regresado de las vacaciones "fuera de forma", según admitieron en el cuerpo técnico xeneize.
Embed

El ex atacante de Banfield ingresó a los 22 minutos del segundo tiempo en reemplazo de Juan Manuel Burrito Martínez y vio la tarjeta roja a los 37 minutos, luego de una agresión sin pelota al defensor rival Fausto Grillo, quien posteriormente también fue expulsado junto a Leandro Somoza, por doble amarilla. "Sentí bronca porque creo que había entrado bien, con mucha confianza. Creo que el juez de línea se apuró un poco cuando informó al árbitro (Germán Delfino no había observado la agresión) porque fue un cruce, pero igual estuve mal, en unos segundos me olvidé del equipo y eso no volverá a pasar", reflexionó Chávez.
En sus declaraciones luego del partido, Arruabarrena lo "retó" en público porque a partir de su reacción, Boca debió jugar varios minutos con uno menos, lo que podría haber complicado el triunfo. "Chávez tuvo una equivocación, sabe que son cosas que no deben ocurrir, por lo que tendrá una multa económica -del club, aparte de la sanción del Tribunal de Disciplina- y lo cagaremos bien a pedos para que no vuelva a suceder", disparó el Vasco sin ocultar su fastidio. Pese a esta situación, Chávez quiere tomarse revancha rápido y por eso apunta a seducir al DT en las prácticas que restan para el superclásico del sábado en tierra cuyana. "Me gustaría jugar el sábado contra River, siempre quiero jugar todos los partidos, pero este más todavía", concluyó el "Comandante".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia