El hombre de 1,70 metros que maravilla al mundo y acapara la atención de todos los mortales, cualquiera sea la latitud geográfica del planeta, eclipsa hasta a la estrella más iluminada. Y la consecuente preocupación universal por la anatomía del mejor futbolista del mundo entre los mejores opaca hasta al escenario más gigantesco repleto de protagonistas de fuste y hasta transforma en anecdótico cualquier resultado.
Y lo que quizás poco importaba a los cientos de fanáticos de Lionel Messi presentes en New Jersey (las tribunas estuvieron medianamente vacías dada la escasa expectativa que despertaba la Argentina sin su figura más resonante), para Gerardo Martino era un cúmulo de certezas, en relación al funcionamiento de su equipo sin el mejor en cancha y con varios nombres que piden pista y se posicionan como referencias fuertes de cara a la Copa América Chile 2015.
Lo cierto es que el seleccionado argentino cerró su gira por los Estados Unidos con un triunfo por 2 a 1 sobre su par de Ecuador, pero la mayor consistencia en el juego asociado (aunque con intermitencias) dejó conclusiones más que positivas para lo que viene.
Seleccion en New Jersey Pastore.jpg

Más allá de la ausencia del crack, la selección mostró estelas destacables en su juego con alternativas seductoras e imposibles de descartar para cualquier seleccionado del mundo. Tal es el caso de Javier Pastore, la excluyente figura del encuentro, quien, con su soberbia definición de derecha en el segundo gol nacional y a su destacable actuación en líneas generales, comienza a renovar las credenciales perdidas hace tiempo, incluso de tiempos anteriores al ciclo de Alejandro Sabella que concluyó con el subcampeonato del mundo.
Argentina sacó su pilcha de protagonista y le correspondió en una ráfaga al exigente paladar del hincha de estas tierras, evidenciando superioridad y un juego atildado que le permitió llegar con frecuencia a las barbas de Domínguez. Así, a los 8', llegó la apertura del marcador del que fue parte fundamental en la génesis de la jugada otro de los valores a los que apuesta Martino y que ya se ganó un lugar en la Copa: Federico Mancuello. El hombre de Independiente desniveló por derecha y envió un centro que fue a parar a la cabeza de Agüero, que infló la red con la testa.
Sin embargo, nada es perfecto en el mundo "selección", desde tiempos remotos y lejanos. La "manta corta" que logró equilibrar Pachorra hasta el 2014, aparece con frecuencia en estos amistosos: tan empalagosa riqueza ofensiva (aún sin Messi) y tantos yerros a la hora de defender. Los ecuatorianos lo complicaron cuando tuvieron la pelota y pudieron llegar con varios hombres al área albiceleste. De hecho, así llegó la paridad a los 23', por Bolaños.
En el complemento, Argentina mermó su intensidad, pero se fortaleció en la posesión del balón y creció la figura del Kun. Y el gol de Pastore llegó para ponerle justicia al trámite y para engrosar la carpeta de alternativas nominales del Tata de cara a la Copa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia