El año de Kevin Benavides fue vertiginoso desde el primer mes, cuando corrió el Rally Dakar y se ubicó en el cuarto puesto. Este martes vivió una situación sumamente angustiante, cuando fue demorado por la policía marroquí cuando competía un tramo de la quinta y última fecha del Mundial de Rally Cross Country. La situación fue extremadamente violenta ya que lo apuntaron con pistolas y fusiles en la cara.
Su padre, Norberto Benavides, habló con El Tribuno y Alentandooo tras comunicarse con el piloto y contó lo sucedido.
"Era una zona por la que, al parecer, no se podía pasar. Toby Price pasó a fondo, cuando venía Kevin le salieron un montón de tipos, policías, con pistolas y fusiles. Lo hicieron parar y le apuntaron a la cara. Fue una situación bastante violenta".
Norberto dijo que la demora fue al salteño y a otros dos pilotos: "Lo pararon a él, a Sam Sunderland y a otro piloto más pero de una manera tremenda. Se cortó la carrera y la volvieron a largar, pero Kevin quedó completamente nervioso y desconcentrado, se perdió dos veces y quedó asustado".
Pese a la situación, el padre llevó tranquilidad, especialmente para su familia: "Está todo bien, ahora está más tranquilo, pero quedó sexto".


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia