Vestidas con el atuendo tradicional; blusa, manta colorida, sombrero borsalino, joyas, escarpines y cuatro polleras (que se identifica con las paceñas), siete cholitas luchadoras bolivianas causaron furor el viernes a la noche en el club Argentino de Orán, donde se realizó una velada de boxeo fuera de lo común.
Tras la concentración que incluyó brindarse ánimos entre todas, las peleadoras se juntaron en el centro del camarín y unieron sus brazos en alto al grito de "cholitas" (mujeres aymara). Debajo de las tribunas apareció "La simpática" Sol y Luna y la gente estalló en aplausos, mientras ella arengaba con sus palmas. Detrás hizo lo mismo su contrincante Hortica Gutiérrez. Quién ganó es una simple anécdota, porque si bien se dieron con todo, no dejó de ser una maravillosa actuación.
Entre peleas boxísticas las cholitas fueron reapareciendo y esta vez fue el turno de Carlita "La chinita del amor" ante Cecilia "La coqueta", con resultados poco claros, aunque eso tampoco le importó al público, porque en el ring hubo patadas voladoras, tiradas de cabello, revoleos y aplastamiento.
Para el final quedó el doble combate de Juanita "La Cariñosa" y Marta "La Alteña" vs. "La simpática" Sol y Luna y Margarita donde el réferi también ligó unas cuantas trompadas y hasta un beso fogoso. Esa fue la calurosa despedida de una especie de titanes en el ring versión boliviana.

Cholitas sin frontera

En la previa se sabía que iba a ser una jornada especial porque el boom de Bolivia, que incluso llegó a los Estados Unidos, pisaba por primera vez el territorio salteño.
A diferencia de los combates programados en la noche oranense, estos pleitos se definirían por cansancio y abandono de una de las protagonistas. Los enfrentamientos (dos peleas individuales y otro entre cuatro contrincantes), duraron alrededor de 15 minutos donde los espectadores no pararon de impactarse, reir y aplaudirlas.
La gente se deleitó con las mujeres y las ovacionó: ellas, tras un interminable show que incluyó un gran ida y vuelta con el público, agradecieron y regresaron a su país tras nada menos que 28 horas de viaje.
Lo que generaron las cholitas, además del espectáculo deportivo, es ponerle una barrera a la discriminación, ya que históricamente las mujeres con atuendo tradicional boliviano fueron marginadas de gran parte de la sociedad y ahora están insertas.
Antes de llegar a la Argentina pasaron por Miami y países como Colombia y Chile. Solo una vez brindaron su lucha libre en este país y fue en Jujuy, hace unos meses.
José Suárez, un hombre que se gana la vida como empleado de una confitería, es amante del boxeo y siempre estuvo relacionado en la organización de los festivales, hasta que vio el show de las cholitas e hizo lo imposible para contactarlas.
"Yo quería que vengan a ofrecer su espectáculo por primera vez a la provincia y les ofrecí el evento. No sabía como iba a responder la gente, pero con mucho esfuerzo logré contratarlas. Si todo marcha bien, más adelante podrían venir las peruanas", dijo a El Tribuno.

Origen y significado

Juanita, La cariñosa, es la referente bolviana de las cholitas luchadoras que llegaron el viernes a Orán. Antes de subirse cuadrilátero, habló con El Tribuno sobre el origen de las llamativas peleas arriba del ring.
“Todo comenzó en las calles de La Paz, en el Alto. Al principio, hace unos once años, éramos cuatro y la gente no podía creer que nos subamos al ring a pelear”.
Sin embargo, ese llamativo enfrentamiento que en los inicios fue mirado de reojo, fue creciendo y en la actualidad hay escuelas con alrededor de 30 luchadoras.
“Pese a ser llamativo, hemos roto fronteras y viajamos a Miami, Colombia y Chile, entre otros países, todo gracias a la lucha libre, que pese a ser extremo, es un deporte”, agregó la mujer de 30 años.
Las peleas que comenzaron en la calle producto de pleitos de verdad, se trasladaron al ring y hoy es actuado, pero la peleadora no solo explicó sobre el origen de los duelos, sino del significado de la palabra cholita: “Es una mujer aymara, de ropa típica que lleva su manta (cuyas telas se multiplican según el pueblo), pollera y el resto de su atuendo. Las cholitas luchadoras somos mujeres aymara, deportistas”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen



Comentá esta noticia