River Plate, que rozó la hazaña, rescató de todos modos un valioso empate 1-1 ante The Strongest de Bolivia, en los 3.600 metros de altura de La Paz, en partido de la tercera fecha del grupo 1 de la Copa Libertadores de América.
Rodrigo Mora, a los 17 minutos del primer tiempo, abrió la cuenta para el conjunto argentino, que contó con una actuación sobresaliente del arquero Marcelo Barovero; y Alejandro Chumacero, a los 45m del segundo, empató para el local. Sobre el cierre fueron expulsados Leonardo Ponzio, en River, y Rodrigo Ramallo, en The Strongest.
En el otro encuentro del grupo jugado esta noche, Trujillanos de Venezuela y Sao Paulo también empataron en un tanto. Con estos resultados, el equipo boliviano sigue en la cima de la zona con 7 unidades, seguido de River (5), Sao Paulo (2) y Trujillanos (1).
El 1-0 de la etapa inicial tuvo dos responsables fundamentales: Marcelo Barovero y el uruguayo Rodrigo Mora.
El arquero protagonizó varias intervenciones brillantes para evitar la caída de su arco, desde el inicio hasta el cierre del período, y también contó -en menor medida- con la imperfección de los locales en la definición para preservar el cero.
El uruguayo, por su parte, apeló a la repentización y a la elasticidad para anotar el único tanto de los 45 minutos iniciales: con una pirueta (mezcla de tijera y media chilena), y tras un tiro libre ejecutado por Leonardo Ponzio, conectó de derecha, cruzado, a la izquierda de Daniel Vaca, para poner el 1-0 a los 17.
The Strongest tuvo despliegue para dominar el terreno, prolijidad para mover la pelota y variantes para generar peligro en el arco de River. Contó, al menos, con una docena de ocasiones claras. Pero, lo dicho, su propia ineficacia y la figura de Barovero le impidieron reflejar sus merecimientos en el resultado parcial.
River, que se refugió en su campo para regular las energías (tal vez elección, tal vez obligación, sobre todo después de ponerse en ventaja), tuvo una oportunidad inmejorable apenas iniciado el complemento: 'Nacho' Fernández, entrando solo por el carril del 8, encontró un despeje defectuoso en la puerta del área local y su remate, abajo, fue controlado por Vaca.
Y tuvo otras después, cuando The Strongest, en su asedio o en su búsqueda, empezó a dejar espacios propicios para el contragolpe de los de Marcelo Gallardo, que eligieron la banda derecha de su ataque para lastimar.
Como el local antes, River -a esa altura, promedio del complemento, cómodo en el partido y con buenos recursos físicos- desperdició varias opciones. Una fue de Mora, que no alcanzó a conectar un buen centro de Camilo Mayada (su ingreso renovó el aire del equipo). Otras dos fueron de Driussi, que en ambos casos careció de precisión y de eficacia ante el arquero boliviano.
El 'Millonario' debió reponerse a una modificación táctica obligada (salió Alvarez Balanta, golpeado, ingresó Milton Casco como lateral y Mercado pasó a la zaga) y Barovero tuvo que recurrir otra vez a sus reflejos notables ante un tiro a quemarropa, pero River parecía encaminarse, en el partido 100 de Gallardo como su DT, a una victoria memorable.
Pero se le escapó: Chumacero, dentro del área, cuando ya empezaban los minutos adicionales, definió con un remate alto que -por primera vez en la noche- quebró la resistencia de Barovero y decretó la igualdad.
Más allá de la decepción, River rescató un punto de un terreno que siempre le resulta hostil y se va perfilando hacia la clasificación para los octavos de final.
En la próxima jornada (miércoles 6 de abril). River y The Strongest volverán a verse las caras, pero esta vez en el estadio Monumental. Lo propio harán Sao Paulo y Trujillanos de Venezuela, en Brasil, un día antes.

Embed
Embed
Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia