Un debut muy lejos del esperado tuvo José María López en la Fórmula E, que abrió ayer a la madrugada su tercera temporada en Hong Kong. El cordobés (DS Virgin Racing) sorprendió al conseguir el tercer mejor tiempo de la clasificación; pero en la carrera, rompió la suspensión del auto en la primera curva, fue perdiendo posiciones rápidamente y chocó contra la barrera. Así, terminó abandonando antes de tener la chance de cambiar al segundo auto ni poder aprovechar el extra de energía que le había dado su victoria en el Fan Boost. El francés Sebastien Buemi (Renault e.dams), campeón defensor, se quedó con la primera victoria del año.
Una clasificación accidentada, que estuvo detenida durante más de 20 minutos, abrió la competencia en una jornada de cielo encapotado y calor sofocante en el circuito callejero del Central Harbourfrontal. El cordobés salió a la pista en el cuarto grupo y, en una vuelta extraordinaria, marcó 1m03s251 para ganarle el tercer lugar por apenas siete milésimas a su compañero de equipo, el británico Sam Bird. Los dos primeros fueron el brasileño Nelson Piquet Jr (1m33s099) y otro británico, Oliver Turvey (1m03s231), los dos pilotos del equipo Nextev.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia