No es nada fácil la tarea de un formador de divisiones inferiores. Además de ser director técnico, formador, docente, instructor de aspectos tácticos, técnicos y estratégicos propios del fútbol, tienen la difícil misión de educar, contener y hasta a veces hacer las veces de padres, psicólogos y nutricionistas. Todo por amor al fútbol.
Y es mayor el desafío de los profes a sabiendas de las críticas constantes y los debates instalados en estos días sobre si los recursos genuinos de Salta están preparados para jugar en primera, sobre si están o no capacitados para la alta competencia o para bancarse la presión de la máquina trituradora de una provincia futbolera, exigente, impaciente, ávida de valores locales que los represente. Sobre este y otros temas dialogaron con El Tribuno las cabezas visibles de esta etapa de reconstrucción en las inferiores del albo: Federico Acuña, Luis, Martín y Gonzalo Viano y Normand Juárez.
"Esta idea de armar un equipo renovado y embarcarse en un proyecto serio es muy buena, mancomunada entre preparadores físicos y técnicos en cada división. Hay que hacer un trabajo serio, porque queremos que todo esto que hacemos nosotros sirva a futuro. Porque si más adelante, a los chicos nuestros no les dan la chance de jugar en Primera, todo esto que se está haciendo acá no tiene sentido", encendió la polémica Viano en relación a una realidad muy vigente por estos días en Salta.
"Te lo digo yo, porque lo puedo decir", continuó impetuoso el Gringo, para luego añadir: "Hay mucha gente que no lo puede decir, yo sé la realidad del fútbol salteño. Que de una vez por todas aprendan los dirigentes, porque si vamos a hacer un trabajo, debe ser entre todos: hinchas, periodistas, dirigentes, técnicos, formadores. Los dirigentes de los clubes de Salta traen gente de afuera y de a poco vamos perdiendo la identidad. Acá un trabajo serio se debe hacer de una buena vez por todas, se tiene que terminar el verso, basta de mentiras. Porque acá piensan en el momento, en el hoy, en una temporada, en el logro inmediato, no piensan en el futuro y eso no va a cambiar nunca", expre só Viano.
"Tiene que haber un trabajo de verdad. Si no, van a seguir trayendo 20 refuerzos de afuera. Debemos facilitar las herramientas para que en un futuro puedan traer 4 o 5 incorporaciones, porque siempre hace falta reforzar en puestos clave. Como se hacía antes, se decía 'esto es lo que tenemos' y se traían 4 o 5 refuerzos en puestos clave, nada más. Hoy traen 50. Pero eso es culpa de lo dirigentes, de los periodistas y del público, que va a la cancha y ve a un pibe que le gusta y es un fenómeno; pero que la semana siguiente tiene un partido malo y es un desastre que no puede jugar y todavía le falta, no hay paciencia. Si nos ordenamos y tiramos todos para un mismo lado, vamos a mejorar. Si no, vamos a ser la peor provincia del país, futbolísticamente hablando", fue el lapidario mensaje de uno de los goleadores históricos de Gimnasia.

La tarea y recompensa de los formadores

La tarea y recompensa de los formadoresFederico Acuña, quien ocupa el cargo de coordinador general de entrenadores de las divisiones inferiores de Gimnasia, se refirió al objetivo del cuerpo de profesores. "Ojo, a diferencia de lo que dice el Gringo, no está mal lo que hacen Gimnasia o el resto de los equipos, de traer jugadores de afuera. Lamentablemente, hay que decirlo, no tenemos jugadores capacitados hoy en día. Los chicos que llegaron en los últimos años lo hicieron por fruto de un trabajo, pero hace falta un trabajo verdadero desde las bases. Apuntamos a eso, a un trabajo responsable, serio, a que los chicos lleguen a Primera capacitados. Cuando observemos a un chico nuestro que llegó y veamos en él reflejado nuestro trabajo, esa será nuestra recompensa, el verdadero pago por nuestro trabajo, para saber que lo que intentamos hacer dio sus frutos. Hoy se ven chicos que llegan a Primera y que no están del todo preparamos, a eso apostamos nosotros, a darles herramientas desde chi cos", consideró Acuña.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia