El 31 de enero de 2016, tras chocar accidentalmente contra su compañero Darío Sand, en un clásico por Copa Argentina ante Central Norte, el defensor de Gimnasia y Tiro Agustín Bellone debía ser hospitalizado de urgencia, ya que el fuerte traumatismo le había comprometido seriamente un riñón. Llegó a estar en terapia intensiva, estuvo 18 días internado y hasta los pronósticos más optimistas estimaban que podría no volver a pisar una cancha. Sin embargo, ocho meses después, acumuló 40 minutos dxe fútbol en la pretemporada, concentró por primera vez ante Altos Hornos Zapla y pide pista para volver en el albo. Y en diálogo con Alentandooo, Bellone contó sus sensaciones: “Volver a concentrar fue un logro muy importante para mí. Me tocó jugar 40 minutos en dos amistosos y ya no tuve miedo de chocar, busqué el contacto, fui a trabar. Mis compañeros en las prácticas iban con cuidado y yo les decía que me choquen porque quería probar cómo estaba. Ya no tengo dolores. Estoy agradecido al doctor Adrián Luna que me llevó rápido al hospital, a la gente del San Bernardo, a mi familia, el cuerpo técnico, mis compañeros, el apoyo de la gente, me contenían, me hablaban de otra cosa para sacarme del tema, estuve muy acompañado. Fue grave, pero salí adelante y los médicos se sorprendían, no creían que la recuperación podía ser tan rápida”, expresó el lateral del albo, que espera una chance el domingo ante San Jorge de Tucumán en casa. “En algún momento quise bajar los brazos porque me cansaban los dolores constantes, la incertidumbre, y pensaba que pase lo que tenga que pasar, pero mi familia no me dejó aflojar y salí de todo esto gracias a su apoyo. Ya me siento preparado para jugar desde el arranque cuando el técnico lo disponga. Jugué solo 20 minutos en Gimnasia y no pude mostrarle al hincha mis condiciones, lo que puedo dar, por eso siento una deuda y esta es una especie de revancha”, expresó.
En relación al presente del equipo de José María Bianco, Bellone opinó: "es difícil arrancar perdiendo un clásico, es doloroso, fuimos superiores a Juventud y a Zapla, pero lo que marca es el resultado, ellos tuvieron una, la concretaron y festejaron. Con Zapla en el segundo tiempo los jugadores sintieron el calor, el desgaste, estaba pesado, a ellos los empujó su gente, el gol y las desconcentraciones nuestras. El primer tiempo de Gimnasia fue bueno, pero por las desatenciones y virtud del rival con esos dos zapatazos nos empatan. Tenemos un grupo fuerte en lo humano y en lo futbolístico, hay sed de revancha, queremos sacar esto adelante, llevamos dos meses de pretemporada en los que nos preparamos para ganar y a nadie le gusta arrancar perdiendo. no estamos conformes y debemos dar más, somos conscientes", finalizó el zaguero santafesino, un ejemplo de lucha que quiere volver.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia