No fueron pocos los hinchas de River Plate que cuando lo vieron moverse con la ropa de entrenamiento del club, se imaginaron sus rulos al viento en el Monumental, como en su comienzo como profesional. Sin embargo, el destino le puso piedras en el camino y después de una importante intervención quirúrgica, Pablo Aimar espera realizar satisfactoriamente su recuperación para regresar en lo oficial.
No hay plazos, algo que desde el cuerpo médico y técnico aclararon varias veces, pero estiman que dentro de cuatro meses, el Payaso podría retomar la práctica activa, cuando esté próximo a cumplir los 36 años. "Estoy ilusionado, a ver si ésta es la definitiva y me doy el gusto de jugar un poco más acá, para eso me operé tres veces", comentó al sitio oficial millonario.

Más tarde, el futbolista que brilló en el Valencia español y el Benfica portugués, entre otros, explicó que la rehabilitación estará a cargo de profesionales. Concurrirá todos los días al club y se someterá a un doble turno de ejercicios kinesiológicos, más allá de otros que hará en forma particular. "Extraño el ambiente del vestuario, compartir mates y charlas", reveló más tarde el cordobés de Río Cuarto.

En cuanto a lo futbolístico, brindó su opinión: "El equipo levantó mucho estos últimos partidos, se reencontró con ese juego que había tenido el año pasado y se estabilizó". En febrero fue su última operación, a la que le hizo frente con su familia: "Lo mental es decisivo en el fútbol y lo será para mí. Lo intentará hasta las últimas consecuencias; mis cuatro hijos y mi mujer no me dejaron caer nunca". Afirmó que los herederos son riverplatenses y todavía no los llevó a la cancha: "Ojalá sea para verme a mí".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia