“La tercera es la vencida” es el lugar común tantas veces utilizado y aplicable a las realidades de Gimnasia y Juventud.
El tercer y último clásico salteño de la fase regular del Federal A entre albos y santos será distinto al resto, ya que éste podría ser altamente determinante para el futuro de ambos, aunque no definitorio, cuando los dos deambulan entre la delgada línea que separa al fracaso de las esperanzas.
Sin lugar a dudas, el clásico del miércoles entre Gimnasia (12 unidades) y Juventud (11) será una final anticipada por la clasificación, cuando todo hace presagiar que será entre los dos equipos salteños la lucha “cuerpo a cuerpo” hasta el final por uno de los dos cupos de clasificación directa a los play offs junto al puntero, Unión Aconquija (16), que aún sigue holgado pese a la derrota con el albo. Sin embargo, la paridad de la Zona D obliga a no descartar nada e, incluso, las matemáticas siguen respaldando mínimas chances de clasificación del cuarto (Zapla, con 10) y del quinto (San Lorenzo, 8).
Los dirigidos por José María Bianco, de vencer a los de “Jota Jota” López, le habrán sacado cuatro puntos de ventaja, diferencia altamente decisiva a la hora de la pugna individual entre ambos por el pasaje. De vencer el santo, recuperaría el sitial de escolta y se pondría a un punto de Aconquija, que tendrá fecha libre. De todas maneras, también hay que darle “la derecha” a Bianco al reconocer que la suerte de ambos no se definirá el miércoles y que habrá 9 puntos más en juego para cada uno hasta el final. Tras el duelo de salteños, a Gimnasia le quedarán dos visitas complicadas, con el peso de su “karma” a cuestas (a Palpalá y a Andalgalá) y recibirá en su casa a San Lorenzo de Alem. Juventud, por su parte, tendrá dos juegos en el Martearena (Aconquija y San Lorenzo) y una sola salida (ante Zapla).

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia