Finalmente, se adoptó la decisión más salomónica y conveniente para el espectáculo y para los intereses de Gimnasia y Tiro y de los hinchas genuinos de ambas parcialidades.
Tras la reunión llevada a cabo ayer por el comité de seguridad deportiva se acordó de manera conjunta, entre las autoridades de Seguridad, la Policía y los dirigentes del fútbol salteño, que el inédito clásico entre el albo y Juventud Antoniana se dispute el domingo, a las 16, en el Gigante del Norte, con la presencia de ambas hinchadas. Esta decisión echa por tierra las especulaciones que indicaban que el partido podía trasladarse al Martearena, por sugerencia de un funcionario provincial, y el pedido inicial de los directivos de Juventud de jugarlo sin la hinchada del santo.
Se decidió lo lógico. Tampoco el Gobierno estaba dispuesto a hacer caso omiso a aquella solicitud para dejar expuesta en año electoral a la Policía, que será la responsable de garantizar un clásico seguro y con alrededor de 15 mil hinchas.
Lo cierto es que el espectáculo, los dirigentes millonarios y los hinchas auténticos del fútbol tendrán un clásico con los condimentos requeridos. Y es ahora competencia neta de la Policía salteña poner en práctica un operativo eficaz, inteligente y efectivo para evitar cualquier tipo de incidentes -teniendo en cuenta el recelo por las internas conocidas de los barras- y garantizar la paz.
La reunión fue llevada a cabo en la Secretaría de Deportes y de la misma participaron el ministro Cornejo D'Andrea (del área de Seguridad); Sergio Plaza y Adrián Cuadrado (Deportes); Sergio Chibán (por la Liga Salteña); Marcelo Mentesana, Juan Pablo Parentis y el Paly Segura (por Gimnasia); más José Muratore (por Juventud) y las autoridades policiales.
En el cónclave se confirmó que serán 650 los efectivos policiales que estarán a cargo del dispositivo (200 adicionales deberá pagar Gimnasia) y el encargado del operativo será el comisario Jorge Tala.
Se pondrán a la venta 17 mil entradas para ambas parcialidades y la distribución de los hinchas será de la siguiente manera: los albos ocuparán la bandeja de calle Leguizamón, la platea baja y dos tercios de la platea alta; mientras que los antonianos se ubicarán en la tribuna de las instalaciones (la Leal), la preferencial ex-Virrey Toledo (la Número Uno) y un tercio de la platea alta.
Habrá un importante y numeroso pulmón humano entre la preferencial y la cabecera que da al club para evitar enfrentamientos entre hinchas del santo y se realizarán estrictos cacheos en inmediaciones del Gigante. Además, se ratificó que se seguirá aplicando el derecho de admisión, en cuya lista hay hinchas de Juventud y de Gimnasia que tienen prohibido su ingreso por contravenciones o hechos violentos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia