En tiempos de “vacas flacas”, de dificultades con el costo de vida de la sociedad en general, de pálidas que sobran y alegrías que faltan y, a la vez, de avidez de actividades de esparcimiento para recrear los sentidos y escaparse de la rutina, asistir a la cancha suele transformarse en una diversión necesaria por estos tiempos, más aún en un país tan futbolero como el nuestro. Pero, a su vez, al argentino -y al salteño- medio cada vez le resulta más oneroso disfrutar de un domingo de fútbol con su familia. Es cierto que las categorías de ascenso del interior del país son las más mancilladas a nivel nacional en relación con los subsidios afistas, que históricamente beneficiaron a las metropolitanas (para esta temporada ascendieron los montos para el Federal A). Es real que para los clubes salteños es muy difícil no ir a pérdida con las escasas recaudaciones y las enormes erogaciones que implican mantener un plantel que intenta ser competitivo ante la presión colectiva de éxitos y ascensos; sin embargo, cuando los equipos poco entusiasmo generan a sus hinchas por lo que transmiten en el campo, la suba de los precios de las entradas terminan siendo una causa complementaria de una sumatoria de factores por los cuales los seguidores de los equipos de Salta terminan por darles la espalda a los encomendatarios de su pasión. Para recibir a San Jorge de Tucumán mañana a las 16.30, en el Gigante del Norte, la dirigencia de Gimnasia mantendrá los mismos valores en las localidades en relación con el encuentro con Juventud, que ya había despertado resistencias entre los antonianos. Antes de aquel clásico, en el albo habían anunciado que esos serán los precios con los que se regirán en toda la temporada, sea o no sea el santo el rival. Si bien los incrementos fueron homologados para todas las categorías y los directivos millonarios estipulan un monto que no excede el tope permitido para esta temporada, lo certero y tangible es que hoy es más caro ver a Gimnasia que a Juventud, ya que el santo optó por mantener los mínimos. Para ver al albo mañana la popular costará 120 pesos, la preferencial de avenida Bicentenario y la platea baja 150 y la platea alta 200 pesos. Una medida aceptable, pero a la vez arriesgada por estos tiempos.

El Colo y el Tucu de arranque
El regreso de Facundo Vega a la zaga central, luego de superar un desgarro que lo tuvo más de 20 días parado, será lo más saliente dentro del once titular para el encuentro de Gimnasia con San Jorge. Curiosamente, Gimnasia arrancó el torneo con los dos zagueros centrales titulares lesionados y esto le trajo aparejados algunos problemas al DT Bianco en defensa. El Colorado debutará en el torneo en reemplazo de Fernando Labaké y Matías Villavicencio seguirá jugando desde el arranque hasta que se recupere Federico Rodríguez, quien volvería para el final de la primera rueda de partidos. Daniel Carrasco será el cambio del expulsado Ezequiel Saavedra. Pese a ello, el Chaucha también probó en la semana con Daniel Ramasco, Nicolás Aguirre en ataque y Agustín Bellone como lateral por derecha.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia