La polémica se instaló en el Bosque platense a partir de que el árbitro Jorge Baliño ignoró una mano de Carlos Tevez y por reclamarle expulsó al volante de Gimnasia y Esgrima Ramiro Carrera, algo que decidió el destino de la victoria de Boca y provocó un cruce entre el juez y el técnico local, Gustavo Alfaro.
"La mano existió pero fue casual. El partido fue normal y al jugador lo eché porque me insultó", le contestó Baliño cuando Alfaro le recriminó su accionar.
"Le pregunté a Baliño si tenía algo con Gimnasia, ya que en el partido con Newell's del mes pasado también nos perjudicó cuando lo echó a Manuel Guagnini a los cuatro minutos del segundo tiempo", le inquirió el entrenador al árbitro en el vestuario gimnasista. Ese día el 'tripero' perdió 1 a 0 en Rosario.
Alfaro prosiguió con sus reproches al cuestionarle a Baliño que en "una jugada liquidó el partido. Me contestó que Carrera lo había insultado, pero yo escucho muchos en la cancha y no se sancionan. El tendría que haber manejado la situación si no vio la mano y no expulsar, porque sabe que Boca tiene mucho más para ganar", argumentó.
"Porque más allá del tema de la mano, dentro del partido hubo 'varias manos' que condicionaron porque no se sancionaron, pero la combinación de la expulsión y el gol nos puso en desventaja", puntualizó .
"Y fue una desventaja decisiva para nuestras posibilidades porque ahí se terminó el partido, ya que ellos quedaron con un hombre de más y nosotros nos descontrolamos. Por eso me fui con una sensación de impotencia y bronca por el resultado, ya que hasta la media hora el partido era parejo", reconoció el técnico.
Sin embargo Baliño se siguió defendiendo ya en nombre del gremio arbitral al sostener que en "partidos definitorios de los torneos sudamericanos buscan a los jueces argentinos porque dan garantías".
"Es que los árbitros estamos expuestos al error los 90 minutos de cada partido. Lo que pasa es que lo más fácil es decir que uno robó, pero los árbitros argentinos somos honestos", remarcó Baliño.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia