Asustó a todos en el partido con el Everton cuando tuvo que retirarse por una lesión. Todo indicaba que se trataba de una lesión ligamentaria y se temía lo peor. Pero los estudios médicos a los que fue sometido Sergio Agüero arrojaron solo una distensión y quedó descartada la rotura de ligamentos que se sospechaba y que lo hubiera tenido fuera de las canchas por mucho tiempo.
El Kun había salido con lágrimas en los ojos del partido del Everton, pero hoy volvió la tranquilidad porque esta lesión le demandará solo treinta días de recuperación; por lo que no estará presente en el partido del miércoles por la Liga de Campeones, ante la Roma, por el pasaporte a los octavos de final.
Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia