El entrenador de Independiente, Jorge Almirón, aseguró que el equipo alternativo debió "haber marcado la diferencia" en el triunfo en definición por penales ante Alianza de Coronel Moldes, por los 32 avos. de final de la Copa Argentina.
"Decidí cuidar a los titulares porque se viene una semana muy dura de trabajo. Por eso no me arrepiento del equipo que trajimos, pero tendríamos que haber marcado diferencia y no la marcamos", sostuvo Almirón luego que su equipo empatara 1-1 el juego sobre el cierre del segundo tiempo y pudo ganarlo en la definición por penales.
Consultado sobre cuales hubiesen sido las consecuencias de una derrota el técnico expresó que habría resultado "muy duro para todos. Es que no superamos en nada al rival, no hubo rebeldía".
"De mitad hacia adelante nos costó mucho el control de pelota, hicimos el partido lento y cansino, no generamos sorpresa y el rival se acomodó", analizó Almirón respecto de cual fue la falla del equipo que generó muy poco en ataque.
Los hinchas presentes en el estadio Mario Alberto Kempes cargaron contra el entrenador y los jugadores una vez finalizado el cotejo y Almirón reconoció "que la gente tiene razón en la reacción. Independiente es un equipo grande y quieren que juegue y gane, y yo soy responsable del equipo".
"El rival hizo un buen partido, hizo lo que tenia que hacer, dejó todo y casi nos gana. Los felicito a todos ellos", concluyó el técnico del conjunto de Avellaneda.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia