Juan Martín Amieva arribó a Gimnasia y Tiro a comienzos de este año para hacer “olvidar” a Leandro Zárate. Pero este puntano de 27 años llegó como un perfecto desconocido por el ojo clínico del DT José María Bianco, sin grandes pompas y como parte del “recorte” presupuestario que hizo la dirigencia para esta temporada, proveniente del austero Alianza de Cutral Có.
De entrada nomás pisó fuerte con el doblete que le marcó a Central Norte por Copa Argentina, vital para instalarlo al albo en el cuadro principal para jugar con Racing Club. Luego el delantero entró en el mismo bajón que el equipo, pero con los dos goles convertidos ayer ante Zapla, que también sirvieron para acercarse a otra clasificación, el Toro volvió a demostrar que está para los goles importantes.
“Gracias a Dios se nos dio, cortamos con esa racha pesada de no poder sacar puntos de visitante. Teníamos que venir a ganar y dimos un paso fundamental para la clasificación. Cambiamos el esquema, un 4-4-1-1, pero no solo fue eso. Hubo un cambio importante en la actitud y saber que teníamos que ganar como sea. Y también ligamos como antes no ligábamos, porque tuvimos un par de tiros de ellos en los palos, esa suerte que en todo el campeonato no la veníamos teniendo”, reconoció Amieva, para luego ahondar: “Dimos el paso más trascendental de todos hasta aquí, ahora tenemos que ganar en casa para clasificar y así dar el primer salto importante”.
El atacante también se refirió en diálogo con Fútbol en Vivo a la caída del santo, cuya derrota allana el camino del albo. “Por supuesto que la derrota de Juventud importa, porque ahora necesitamos un triunfo en casa para pasar”, concluyó Amieva, que llegó a los 7 goles convertidos con la camiseta de Gimnasia (cinco por Federal A y 2 por Copa).

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia