Sin lugar a dudas, Salta tuvo el privilegio de formar a un gran jugador como Carlos Aragonés.
Nacido en Yacuiba pero salteño por adopción, jugó en Central Norte y Juventud en la década del 70 y también tuvo una exitosa carrera como jugador en Bolivia, donde también es reconocido por su gran trabajo en la Selección mayor y los juveniles del vecino país.

¿Cómo se da su incursión en el fútbol salteño?
El fútbol salteño fue mi cuna futbolística, es donde yo empecé mi carrera profesional, de eso no me olvido. Todo se dio por casualidad, me vine a estudiar ingeniería química y un profesor me dijo que vaya a hacerme una prueba en Central Norte. Pasé esa prueba y conocí a compañeros que me ayudaron muchísimo en mi formación. Después también jugué en Juventud en un torneo Nacional junto a Waldino Palacio y el Melli Castillo, otros excuervos.

Pero jugó pocos años en Salta...
Sí, en Bolivia se enteraron que un jugador boliviano estaba haciendo una buena carrera en Salta. Arranqué en Bolívar y a los seis meses me citaron a la Selección de Bolivia, todo fue rápido porque luego se dio el paso más importante de mi carrera al Palmeiras de Brasil.

Tiene un gran cariño por Salta...
A Salta lo voy a guardar eternamente en mi corazón porque es increíble como la gente aún me recuerda, eso me llena de satisfacción. Cada vez que puedo vengo a Salta a llenarme de recuerdos y de ver a los amigos que me dejó el fútbol.

¿Qué hizo luego de ser futbolista?
Después del fútbol logré seguir mi carrera como entrenador, comencé como ayudante de campo, dirigí a Bolívar en Primera y fui al Mundial 94' como asistente. Logré muchísimos campeonatos nacionales, dirigí en la Copa Libertadores, el Sub-23 de Bolivia y también la Selección mayor de Bolivia.
En este momento no estoy dirigiendo por pedido de mis hijos, ellos quieren que disfrute de mis nietos pero tengo ganas de volver al ruedo para ser asesor técnico.

¿Mantuvo contacto con sus excompañeros?
Soy compadre de Sergio Costello, pero también me quedaron grandes recuerdos con Armando Cortez, Eduardo Cortez, Benito Rodríguez, Balita Aguirre, Enrique Cardozo, ellos me formaron, ellos son parte de mi historia y ellos me han ayudado en mi formación, me alentaban, me exigían y eso jamás lo voy a olvidar.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia