En una noche de viernes con un tinte especial por el homenaje a las mujeres por su día, la salteña Erika Aramayo hizo su reaparición en el cuadrilátero con un nuevo triunfo. Esta vez fue ante la jujeña Paola Farfán, en el combate de fondo del festival solidario organizado por las Escuelas Municipales de Box en el club San Martín.
Aramayo fue superior a la jujeña en los cuatro round pero careció del boxeo técnico que supo demostrar en otras peleas debido a la falta de ritmo de competencia.
La campeona nacional se quedó con un triunfo para continuar por la buena senda, pero deberá seguir mejorando y pelear de forma seguida para lograr el nivel que supo tener tiempo atrás. Algo que le permitirá crecer como boxeadora y aspirar a pasar al campo rentado en poco tiempo.
Aramayo intentó siempre tomar la iniciativa pero nunca encontró su distancia y entró en la pelea de la jujeña, que solo demostró su guapeza y mañas para agarrar a su rival y trabar siempre el combate.
Es por eso que fueron muy pocos los destellos de buen boxeo y solo se observaron las ganas de ambas boxeadoras de quedarse con el pleito.
En definitiva, Erika Aramayo ganó pero este combate le servirá para pulir su estilo y darse cuenta que deberá subir al cuadrilátero en poco tiempo, si quiere mantener el ritmo de competencia y que la ausencia no le pase factura.
Cabe destacar que el club San Martín albergó a más de 600 personas y se recibieron donaciones que serán destinadas a los comedores de los distintos barrios.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia