Mientras Central Norte continúa con sus trabajos de pretemporada, de cara al próximo Federal B, apareció una joven mujer con apetencias políticas en Central Norte. Se llama María Gabriela Arellano, es abogada y se autodenominó "jefa" de un grupo de socios en el cual se encuentran los exdirigentes Marcos Colorito y Luis Matorras, está colaborando con el club y será candidata a presidente del cuervo a fin de año.

"Estoy a la cabeza de un grupo de socios y mi sueño es ser dirigente del club", dijo Arellano en diálogo con el programa deportivo Equipo 10. "Nosotros abonamos los lugares de práctica del equipo y quizás paguemos el hotel", agregó Arellano dejando en claro que están ayudando económicamente a una dirigencia que terminó en apretada en cuanto a la economía.

Pero esta dirigente fue más allá y le tiró un palito a la actual conducción del cuervo: "Hoy veo un club desordenado y desorganizado".
Arellano trabaja con Colorito, quien fue vocal en la dirigencia que encabezó Juan López, además de haber sido hombre cercano al extesorero Mario Villa, quien había sido denunciado por supuesto mal manejo administrativo cuando se produjeron recaudaciones millonarias en el 2011, en momentos en que el equipo peleaba por el ascenso a la B Nacional. La causa, luego quedó en la nada judicialemente.
La otra cara visible de este grupo es Matorras, extesorero del club en los tiempos de Olver Martínez, el expresidente que encabezó una gestión muy criticada en su momento.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia