Argentina arranca hoy su ilusión en la Copa Davis ante Polonia con dos atrapantes partidos, como visitante. El primero será el de Guido Pella contra Przysiezny (a las 10.30) y más tarde lo hará Leonardo Mayer, ante Gubert Hurkacz.
Justamente, el correntino Mayer, número uno del equipo de la Davis de Argentina, admitió ayer que no conoce a Hubert Hurkacz, su rival de hoy en el inicio de la serie de la ronda inicial del Grupo Mundial, pero también subrayó que se preparó para darle el punto a su país.
"No conozco a mi rival, no sé cómo juega y será una situación incómoda al principio del partido, pero me preparé muy bien y confío en que no tendré problemas para imponer mi juego", analizó Mayer.
Las incógnitas del correntino se deben a que su rival, el juvenil de 18 años Hurkacz, fue citado a último momento por el capitán polaco Radoslaw Szymanik para conformar un equipo que se quedó sin su principal figura, Jerzy Janowicz, lesionado en la rodilla derecha.
La citación del juvenil no fue el único cambio que efectuaron los polacos, ya que también ingresó al equipo Michal Przysiezny y salió el inexperto Kamil Majchrak.
"El partido hay que jugarlo, no se gana de antemano. En el tiempo que resta intentaré averiguar algún dato que pueda ayudarme, pero lo principal es que pueda desarrollar todo lo que hice durante la semana de prácticas", indicó Mayer, quien lleva nueve triunfos consecutivos en Copa Davis, siete de ellos en singles.
El Yacaré, de 28 años, jugará el segundo punto de la serie de hoy, aunque el argentino contó: "El orden me daba igual, no cambiará mi juego, solo que tengo que manejar bien la entrada en calor porque no se la hora exacta en la que deberé ingresar a la cancha".
El correntino recordó finalmente que ya vivió una situación similar en la serie de Copa Davis jugada en septiembre de 2014 ante Israel, en Sunrise, Estados Unidos, cuando Argentina se impuso por 3-2 y evitó la pérdida de categoría.
En esa ocasión, Mayer enfrentó en el primer punto al israelí Bar-Tzuf Botzer, en ese entonces un tenista que ocupaba el puesto 867 del ranking mundial de la ATP, y le costó en el inicio hasta que finalmente se impuso por 6-4, 3-6, 6-2 y 6-1.
"Esa vez contra Israel tampoco conocía a mi rival y me costó mucho hasta que le agarré la mano, después lo resolví sin problemas", concluyó el correntino, quien espera aumentar su racha de victorias en la fría Gdansk.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia