Luego de 95 años de sinsabores, cuatro finales perdidas y miles de historias cruzadas, la selección argentina de tenis logró hoy en Zagreb ponerle fin a la maldición, con un domingo épico de triunfos de Juan Martín del Potro y Federico Delbonis, que permitieron dar vuelta a Croacia por 3-2 y levantar su primera Ensaladera de Plata.
Con el lógico empate tras la jornada del viernes y la dura derrota en el dobles del sábado, Argentina llegaba obligada a la última jornada, donde Del Potro estuvo 0-2 abajo ante Marin Cilic, pero dio vuelta en forma heroica el encuentro para imponerse con parciales de 6-7 (4), 2-6, 7-5, 6-4 y 6-3, en cinco horas de juego en el Arena Zagreb.
Embed
Con la presión sobre su espalda, Delbonis demostró un temple y una madurez envidiable para superar al gigante Ivo Karlovic en tres sets (6-3, 6-4 y 6-2) y hacer estallar a los cuatro mil argentinos en el estadio, a los integrantes del equipo (incluidos Leo Mayer, Guido Pella y el capitán Daniel Orsanic) y a todo un país que esperaba este logro deportivo.
Porque cada vez que la Argentina estuvo a un paso de conseguir la Ensaladera de Plata se destaparon problemas y críticas por las vanidades de los tenistas, que dejaban atrás lo meramente deportivo.
Pero este grupo, capitaneado por Orsanic, se bancó una temporada con series jugadas como visitante (Polonia, Italia y Gran Bretaña), consiguió proezas deportivas como la de la semifinal en Glasgow y forjó, desde lo psicológico y lo grupal, su principal fortaleza.
Orsanic, justamente, fue el reemplazante de Martín Jaite, quien dejó como legado un grupo golpeado, que se había salvado del descenso en Sunrise, Estados Unidos, frente a Israel en forma agónica.
Soportó la ausencia de Del Potro, el as de espadas, y se las ingenió, respaldado en un grupo sólido con mucho arraigo por la camiseta albiceleste, para llegar a semifinales en 2015, perdiendo con Bélgica como visitante.
Esta temporada, con el retorno del tandilense a partir de semifinales, la ilusión se transformó en realidad, para sacar la espina que los argentinos amantes del tenis tenían atragantada.
Desde lo estadístico, Argentina consiguió este fin de semana en Zagreb algo que solo dos países habían logrado: Rusia (2002) y Serbia (2006) habían levantado la Ensaladera de Plata tras un 1-2 en contra en la final del Grupo Mundial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia