La máquina Argentina comenzó arrasando en Río 2016, en una perfecta unión entre la fuerza joven y la Generación Dorada, abrochando un triunfo holgado frente al seleccionado nigeriano.
Los albicelestes arrancó mejor en el partido. Con el aporte de tres de los pilares de la Generación Dorada en el quinteto inicial, la albiceleste manejó el primer cuarto a su antojo. Cerrando casi herméticamente la zona pintada para los nigerianos durante los primeros minutos, Scola, Ginóbili y Nocioni hicieron su aporte para cerrar el primer episodio por 18 a 7.
En el segundo cuarto, Argentina apretó el acelerador y comenzó a dejar atrás a una Nigeria que apostó a los triples pero no obtuvo los resultados que buscaba.
Facundo Campazzo estuvo intratable robando balones y repartiendo juego a sus compañeros Garino y Delia, la sangre joven de este equipo albiceleste, que llevó a irse al descanso dominando por 50 a 31.
No hubo manera de frenar al equipo ya aceitado de Sergio Hernández, que había perdido con Nigeria en la gira por Las Vegas, pero en el tercer cuarto demostró haberse afianzado.
Las figuras de Campazzo y Garino se elevaron en los dos episodios finales del partido contra Nigeria, mezclándose a la perfección con los exponentes de la Generación Dorada.
Luego de cerrar el tercer cuarto ganando 72 a 50, el elenco albiceleste se encargó de cerrar el trámite con total tranquilidad.
Facundo Campazzo remató la faena con una asistencia a Brussino, quien volcó el balón para cerrar el partido por 94 a 66.
Este martes la selección tendrá una prueba fuerte contra los croatas, a partir de las 22.30.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen



Comentá esta noticia