La historia de Ariel Jaton es una de las 560 que llevan los pilotos para llegar a la trigesimoctava edición del rally Dakar. El competidor, sin embargo, no es uno más y de hecho es el dueño del único automóvil eléctrico que compite la carrera más difícil del mundo, para el equipo español Acciona.

Durante la madrugada de la cuarta etapa y a pocas horas de iniciar la quinta, Jaton dialogó con El Tribuno sobre los obstáculos que debió superar desde su salida de Tecnópolis, el 2 de enero pasado, hasta llegar al regimiento jujeño en la etapa maratón.

"A los autos los fabrico yo, en Argentona (España, donde reside), y el año pasado con un coche menos preparado que este, compitió el Dakar, aunque fueron otros los pilotos", dijo.

Ahora, con la compañía de su hermano Pablo como parte de su equipo y con una carrocería más renovada, Ariel se animó a participar de la edición 2016 del rally y contó los detalles de un auto estrictamente ecológico: "para funcionar, tiene 14 mil pilas que son un poco más grandes que las doble A y todos los días, al finalizar cada jornada de competencia, debe ser recargado".

Por la condición de su vehículo, Jaton tuvo problemas en la maratón jujeña, ya que en esa etapa nadie podía contar con la ayuda de su equipo y al ingresar al parque cerrado, en primera instancia no le dejaron ingresar el camión que recarga las pilas, pero inmediatamente les preguntó irónicamente a los jueces: ¿entonces a los otros pilotos no le vas a dejar cargar nafta?, porque es lo mismo".

El participante nacido en Ituzangó dijo que "para que la gente se de una idea, el auto se enchufa como cargar el celular, un poco más complejo, pero algo así".

Jaton aseguró que además de promover la movida ecológica, el emprendimiento es de Acciona, la marca que lo patrocina y que si bien no busca cambiar la mentalidad de los otros pilotos "en buena hora sería que se sumen a los vehículos eléctricos. Uno de los que preguntó por algunas cuestiones técnicas fue Carlos Sainz (el histórico piloto de Dakar) y agregó en broma: "me hacía más preguntas que los periodistas".

Sin embargo el argentino es conciente de no luchar mano a mano con las figuras "porque no podemos competir contra las multinacionales como el Mini del príncipe Nasser Al Attiyah"

Por último dejó en claro que su vehículo está sellado "por las lluvias" y "pesa unos 2.400 kilos, como un auto con el tanque de combustibles lleno".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen



Comentá esta noticia