El presidente del Comité Regularizador de la AFA, Armando Pérez, dio lugar a dudas con el comienzo del campeonato de Primera División, pero esa situación la ubicó en un segundo orden ante la posibilidad de “una desafiliación de FIFA” por la crisis institucional y económica que atraviesa la entidad que comanda.
“Creo que la Primera comenzará a jugar el 19 de agosto. En la reunión ninguno señaló o no hubo indicio que iban a parar, pero lo peor que nos puede pasar es la desafiliación por parte de la FIFA”, manifestó Pérez en diálogo con Télam en la sede de AFA sobre la calle Viamonte, tras las reuniones que mantuvo con clubes de Primera División, inicialmente, y luego del ascenso.
El titular de Belgrano de Córdoba llamó la atención de los clubes ante la aparición de un notificado de FIFA que sigue de cerca el desarrollo de la vida en AFA y las críticas que recibió la Comisión Normalizadora de los representantes de las instituciones.
Para Pérez los representantes de los clubes deben “parar con la política” y que “la presión” en busca de un aumento en el ingreso por los derechos de televisación “no cambiará la forma de pensar” del Gobierno.
“La verdad que no entiendo la protesta de los dirigentes del ascenso porque es absurdo tener que hacer las cosas por presión. Eso no nos va a mover el amperímetro”, agregó Pérez.
Pérez vivió una jornada intensa en AFA porque en la reunión de una hora que tuvo con dirigentes de Primera División en el tercer piso del edificio de Viamonte se encontró con una contrarespuesta inmediata. “Lo que el Gobierno ofrece es un millón 800 mil pesos, no se mueve de ahí”, dijo Pérez y esa postura generó la figura de una comisión, entre River, Boca, Lanús, Banfield y Godoy Cruz (que puede ser reemplazado por Unión de Santa Fe) para negociar directamente con el Gobierno.
“Aspiramos a lograr un aumento porque así no podemos empezar”, señaló el titular de Atlético Tucumán, Mario Leito, en contacto con la prensa.
La jornada comenzó con la nota oficial del Gobierno con el desembolso de 300 millones de pesos a la AFA en el marco del programa Fútbol para Todos (FPT) bajo las firmas del jefe de Gabinete, Marcos Peña; y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Esa cifra quedó repartida en 262 millones para los clubes y el resto para AFA.
El encuentro entre dirigentes de Primera División y Pérez se vio interrumpido en un momento por sus pares del ascenso, quienes desde el quinto piso, con el presidente de Barracas Central, Claudio Chiqui Tapia en la primera línea, descendieron dos niveles para integrarse a ese diálogo, pero el ingreso le fue denegado.
Esa respuesta generó más malestar entre las autoridades del ascenso del fútbol argentino que vociferaron a los gritos: “¡Nosotros no empezamos el campeonato, el ascenso se pone firme!”, según las palabras del dirigente de San Telmo, Fabián Lovato. A él se unió el representante de Nacional B, Daniel Ferreiro: “No podemos aceptar jugar con lo que nos ofrecen que es menos que lo de antes, el Gobierno había prometido una cosa y ahora dice otra”.
Mientras duró la reunión entre Armando Pérez y los clubes de Primera División, el eje fue el aumento en el ingreso de dinero por derechos de TV, pero no se mencionó la situación que vive el fútbol de ascenso, en plena crisis económica y en pie de guerra si no aparece dinero y las condiciones ofrecidas no son mejoradas. El Gobierno ofreció en primera instancia un millón y medio de pesos para B Nacional; 700.000 pesos para B Metropolitana y 400.000 pesos para Primera C, pero esa oferta se redujo a la mitad en cada uno de los casos.
Por su parte, el vicepresidente de Rosario Central, Ricardo Carloni, más allá de las negociaciones de sus pares con Pérez, expresó su solidaridad y apoyo con el resto de las categorías del fútbol argentino en su salida del edificio de la calle Viamonte: “Lo único seguro es que la Primera División sola no arranca”.
Estas palabras de Carloni volvieron a poner un manto de duda sobre el inicio del torneo de Primera, pautado para el viernes 19 de agosto, más allá de conocerse el sorteo del fixture.
La jornada arrojó una postura firme del ascenso, un malestar mayor con Pérez y el resto de la Comisión Normalizadora que también recibió una advertencia de los clubes de Primera División con otra comisión para tener comunicación directa con el Gobierno que pretende terminar el contrato en el marco del programa FPT a fin de año, con un llamado a licitación.
La designación de Edgardo Bauza como nuevo entrenador del seleccionado argentino del fútbol argentino y el desembolso del Gobierno fueron como dos gotas de agua en el desierto para el verdadero problema de fondo que involucra a cada uno de los clubes, en especial los del ascenso, que luchan por una mejora en las condiciones económicas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia