El Tigre Amaya vuelve a dirigir en Salta. Pero no precisamente en la capital. El otrora goleador de Gimnasia y Tiro tenía previsto arribar anoche a Rosario de la Frontera para tomar el mando del equipo de Atlético Progreso, que no está mal en el campeonato, pero que sufrió la partida intempestiva de Jorge Honecker el martes pasado.
Miguel Amaya es un entrenador de larga data en estos torneos del Consejo Federal.
Y ni hablar de lo que significó como jugador y goleador del albo en la gloriosa década del 90.
El Tigre debía tomar contacto con los jugadores ayer por la tarde pero por retrasos personales no lo pudo hacer y recién asumiría hoy.
"Es una gran persona y un buen profesional, estamos contentos de haberlo contratado", destacó el presidente del club de Rosario de La Frontera, Gustavo Orozco.
Quizás por su experiencia sea la mejor contratación para el tirapiedras y para el fútbol del interior de Salta. De hecho, los dirigentes de Progreso intentan dar un golpe de efecto con la llegada del tucumano.
Lo curioso es que el Tigre arriba a un club que ha sabido transitar una dura zona en el Federal B, con los equipos tucumanos. Por eso no dejó de sorprender la salida de Honecker, quien al frente de Progreso logró cuatro victorias, seis empates y tan solo una derrota, se haya ido y sin dar explicaciones. Dejó al equipo en la tercera ubicación y en zona de clasificación.
Ahora con Miguel Amaya, Progreso tratará de mantener el buen nivel que ha tenido en el campeonato y potenciar su buena campaña.
El Tigre dirigió hasta la semana pasada en Atlético Concepción de la Banda del Río Salí. Renunció el fin de semana pasado, supuestamente tentado por una oferta en Paraguay. Pero en el medio Progreso metió las narices y convenció al técnico para seguir dirigiendo en el Federal B.
Amaya inició el semestre dirigiendo en Perico, a Talleres, hasta mediados de julio. Pero debió partir apurado por los malos resultados.
Progreso será para el exgoleador su segundo club en el fútbol salteño, tras haber dirigido a Central Norte en el Argentino B 2006, con el cual logró un histórico ascenso al Argentino A.
Como DT también tuvo otro pergamino: Sportivo Patria de Formosa, con el que ascendió al Argentino A en el 2004.
Policial de Catamarca y otros equipos del sur tucumano lo vieron pasar en su carrera como entrenador, que ya superó los diez años.
Su llegada al sur de la provincia espera colmar las expectativas y causar una revolución.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia