Lucas Boyé es el delantero que trata de ganarse un lugar en la Primera de River Plate hace ya varios meses. Sin embargo, el joven aún no puede afianzarse y cada vez que tiene chances de demostrar, se queda en amagues y no puede convertir. Prueba de ello es lo que mostró ante Gimnasia y Esgrima La Plata, en el partido que el millonario ganó 3 a 2 para su suerte, porque después del error que tuvo, los hinchas se habrían acordado de él de acá a la eternidad.

Con el juego en ventaja por la mínima para los suyos, el delantero hizo una estupenda jugada maradoniana desde la mitad de cancha, recuperando el balón y dejando en el camino sin problemas a los defensores del lobo. Sin embargo, en el momento de definir ante Navarro perdió la referencia del arco y al tratar de picarla por encima del arquero, le dio con tan mala puntería que el balón se fue despacito desviado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia