"Tenemos claro que todavía no conseguimos nada. Siempre digo que hay ejemplos. En el 95, Boca llevaba seis puntos y quedaban cuatro fechas. Y terminó bastante abajo. No podés aflojarte ni relajarte. Hicimos un grandísimo partido pero hay cosas por mejorar", así comenzó su análisis el Vasco Arruabarrena. Muy cauto con relación a los cuatro partidos que quedan para el final del torneo de Primera División, que los mantiene como únicos líderes, a cuatro puntos del segundo.
El entrenador xeneize se quedó conforme con el partido que hizo Boca con Banfield diciendo: "Me gustó mucho el primer tiempo. Utilizamos bien los espacios, hubo precisión, nos llegaron una sola vez. Es un triunfo que da confianza porque Banfield venía invicto con Claudio Vivas, jugando bien. Y lo manejamos bien, fuimos protagonistas".
De cara a lo que se viene para Boca, que encara la recta final del campeonato y está cerca del título, fue muy cauto y no se aventuró a vaticinar nada: "Se va acercando el final y los temores empiezan a ganar y perder. Acá de un partido a otro cambia todo. Cada partido tiene su historia. No podemos creer que vamos a ganar fácil, la estaríamos pifiando. No nos podemos descuidar, vienen días con mucha presión y hay que aprovechar para descansar. Esperemos no fallar en estas cuatro finales que quedan".
Arruabarrena, consciente de la obligación que tiene Boca de conseguir un título luego de cuatro años de sequía, opinó: "La gloria y el prestigio te lo dan los campeonatos. Boca necesita un campeonato, me interesa lo otro por mí y por los jugadores. San Lorenzo hace poco fue campeón, Independiente ascendió, River ganó la Sudamericana y la Libertadores, Racing salió campeón el año pasado. Estos chicos juegan con presión extra en un año de elecciones. Esperemos no fallar en estos partidos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia