El entrenador de Boca Juniors, Rodolfo Arruabarrena, admitió hoy que se comportó de un modo apresurado el domingo al desatar una polémica acerca de las fechas que tendrán los dos Supeclásicos que se realizarán en mayo por los octavos de final de la Copa Libertadores de América.
"Capaz que mi versión era errónea, tenía que haber contado hasta mil", asumió un Arruabarrena sereno y medido como es habitual.
Esta corrección inicial del director técnico se debe a que el domingo a la mediaoche el director técnico xeneize había acusado a River Plate de gestionar un cambio en las fechas de realización y de contar con la complicidad de la televisión.
"Esperaré a que lo confirmen y no tendré problemas en decir que me he equivocado. He usado adjetivos que podrían ofender a alguien. No era mi intención. La televisión brasileña pone más plata, tiene opciones y derecho. Hubo adjetivos que pueden dañar a gente de mi club. Por culpa mía, se dio una situación que no queremos", reconoció Arruabarrena, en declaraciones para TyC Sports.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia