Mientras River avanzaba en la Copa Libertadores, la cabeza de los hinchas de Boca seguía en aquella noche oscura de la Bombonera, cuando los futbolistas millonarios fueron agredidos con gas pimienta, lo que determinó la descalificación del "xeneize" de la competencia, algo que el entrenador Rodolfo Arruabarrena todavía no puede olvidar.
Es que con los de Núñez en la final, el recuerdo está más vivo que nunca de lo que pudo haber sido y no fue a partir de aquellos incidentes surgidos en la popular local. "Vi el primer tiempo del partido (entre River y Guaraní) y no me generó nada. No fue algo deportivo lo que nos dejó afuera, River está por merito propio y pasó a la final por mérito propio", dijo el "Vasco" en diálogo con el programa "El Crack Deportivo".
"Si bien lo veo y digo 'la puta madre, mirá lo que nos costó un gasecito o una boludez', después pienso en que tengo que preocuparme en lo que tenemos que hacer nosotros y que necesitamos salir campeones; son muchos años y hay que trabajar para eso", agregó el DT.
En referencia al próximo cruce ante Belgrano (el domingo, a las 21.30, en Córdoba), Arruabarrena analizó: "Es un equipo que está ahí arriba, que tuvo cambios a lo largo de los últimos años, pero que el rendimiento ha mejorado y tiene jugadores que están pasando un buen momento como equipo. Juegan bien en su cancha y han sacado buenos resultados de visitante. Va a ser un rival duro. Todos los partidos son importantes para saber dónde estamos parados. Si conseguís buenos resultados, la confianza se acrecienta y es todo mucho más lindo".
"Tevez no genera una presión. La presión, si se quiere llamar de alguna manera, la tengo cuando asumí en este club del cual soy hincha y sé que acá cada partido es un examen", remarcó finalmente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia