Rodolfo Arruabarrena reconoció que la deuda pendiente de su primer año de gestión fue "no haber ganado un título", justo en la previa del encuentro frente a Gimnasia de La Plata, clave en el inicio de la recta final del torneo de Primera División.
"Lo mejor de este primer año como DT de Boca es que pudimos consolidar un grupo, tenemos un buen plantel, sobre todo porque tuvimos bajas y altas, y el grupo se mantuvo fuerte. Lo peor es no haber conseguido un título, no llevo las estadísticas, ni sabía que hacía un año que llegué, pero creo que esa es la deuda", explicó.
Además, al recordar aquella semana en la que se lo oficializó como reemplazante de Carlos Bianchi, explicó que "algunas cuestiones" sobre las que lo había alertado el entrenador más ganador de la historia de Boca "se cumplieron y otras no".
"Con Carlos no hablé más después de esas dos semanas. Sé que mi representante está en contacto con su hijo y también Pablo Santella habló con su hija por una cuestión personal. Sobre las cuestiones que me habló en aquel momento, hay algunas que sí me encontré y resolví siguiendo sus consejos, pero otras no han ocurrido", reveló sin dar mayores detalles.
En tanto, Arruabarrena confirmó el equipo con cinco cambios para visitar a Gimnasia en La Plata, incluso la vuelta del arquero Agustín Orion.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia