Arsenal accedió a la posición de escolta de la zona 1, tras ganarle con amplitud a Quilmes, por 4-1, en uno de los partidos que cerró la realización de la décima fecha del torneo de Primera División.
En silencio, con la coherencia y el trabajo como principales argumentos, el equipo de Sergio Rondina consumó su tercer triunfo consecutivo y se encaramó en la segunda colocación, con 19 puntos, a uno del líder Godoy Cruz de Mendoza.
Quilmes, que sumó su segunda caída en fila, continúa con 10 unidades en la parte baja de una tabla, que cierra Sarmiento de Junín con 7.
El conjunto 'cervecero' abrió la cuenta por intermedio de Brian Mansilla, a los 10m. de la segunda etapa, después de una perfecta habilitación de Rodrigo Braña.
Pero la formación de Sarandí reaccionó de inmediato, metió una contundente ráfaga y dio vuelta la pizarra con las conquistas de Gabriel Sanabria (11m.), Franco Bellocq (15m.), Ramiro Carrera (27m.) y Miguel Caneo (35m.).
Después de un primer período en el que pasó poco y casi nada, el conjunto local se adelantó, después de una muy buena definición de Mansilla, quien recepcionó la pelota con el pecho, la adelantó unos metros y la picó por encima del cuerpo del arquero Federico Pellegrino, quien había sido una de las figuras del elenco visitante en los 45m. iniciales.
Arsenal se recuperó de inmediato. A los 11m., un cabezazo de Sanabria estableció la igualdad. Y a los 15m., después de un tiro de esquina ejecutado desde la derecha, el mediocampista Bellocq -de muy buena labor- la agarró de sobrepique y metió un disparo ajustado que escapó al control del arquero Silvio Dulcich.
Quilmes, por la desventaja en el marcador y por la presión que ejerció su gente desde las tribunas, entró en pánico: confundió aceleración con vértigo, perdió precisión en el traslado y se desprotegió atrás. Entonces, los obsequios otorgados los pagó muy caro.
Arsenal lastimó mucho por las bandas y coronó la victoria con otros dos tantos. A los 27m., Carrera metió una corrida furiosa que culminó con un remate violento que pegó travesaño y entró. Mientras que a los 35m. llegó el cabezazo de Caneo (ovacionado por el público local que lo recibió como lo que es; un verdadero ídolo del club) que le dio cifras definitivas a la goleada.
Entonces fue tiempo para observar las quejas de los hinchas 'cerveceros', quienes se despacharon en contra de la Comisión Directiva, con el presidente Andrés Meiszner como principal blanco. Arsenal, ajeno a toda esta situación, se retiró con una sonrisa de oreja a oreja, festejó su tercer éxito consecutivo como visitante (anteriormente había derrotado a San Lorenzo y Defensa y Justicia) y sueña con mantener encendida la llama de la ilusión de pelear por los dos cupos por zona que entregan pasaje para la próxima Copa Libertadores.

Quilmes: Silvio Dulcich; Gastón Bottino, Damián Malrechauffe, Juan Celaya y Leonel Bontempo; Adrián Calello, Rodrigo Braña y Sebastián Romero; Federico Andrada, Ezequiel Rescaldani y Brian Mansilla. Dt: Alfredo Grelak
Arsenal: Fernando Pellegrino; Luciano Vella, Marcos Curado, Jonathan Bottinelli y Claudio Corvalán; Gabriel Sanabria, Franco Bellocq, Federico Lértora y Gonzalo Bazán; Ramiro Carrera y Mariano Barbieri. Dt: Sergio Rondina.

Goles en el segundo tiempo: 10m. Mansilla (Q); 11m. Sanabria (A); 15m. Bellocq (A); 27m. Carrera (A); 35m. Caneo (A)

Cambios en el segundo tiempo: 19m. Miguel Caneo por Bazán (A); 26m. Ignacio Colombini por Mansilla y Daniel Imperiale por Calello (Q); 30m. Juan Ignacio Sánchez Sotelo por Carrera (A); 34m. Fernando Elizari por Bottino (Q); 38m. Leonardo Rolón por Barbieri (A).

Amonestados: Bottino y Sebastián Romero (Q) Bellocq, Lértora y Corvalán (A)

Arbitro: Néstor Pitana.
Cancha: Quilmes

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia