Los All Blacks y los jugadores de River en el Monumental participaron de diferentes actividades en un evento organizado por una importante empresa y se divirtieron.
Para sorpresa de todos, Arturo Mina ganó uno de los desafíos, en el que pateaban penales y se medía la potencia. El ecuatoriano pateó dos veces: en la primera, ya con una velocidad altísima, ejecutó a 126 kilómetros por hora su disparo y superó a varios jugadores, pero en el segundo se quedó con el récord con un tiro de 150 km/h.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia