La ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Rio 2016, los primeros en Sudamérica, alcanzó en el mítico estadio Maracaná sus puntos más altos con la música de Gilberto Gil, el arte típico brasileño y una afirmación del ecologismo.

Embed
Sin excentricidades ni lujos, los fuegos artificiales y la tecnología dieron paso a la imaginación, la música y la vasta cultura popular brasileña, cuando el gigante sudamericano vive una crisis económica y política sin precedentes. Prevista su presentación en el programa inicial junto al presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, al final no sonó el nombre del presidente interino de Brasil, Michel Temer, quien apenas cosecha un nivel de aceptación del 22%.
Embed

En el Maracaná, por más de una hora, se llevó a cabo un recorrido por la historia de Brasil, en el que tuvo lugar su gente, sus costum­bres y también sus numerosos ritmos y música. Se merece un párra­fo aparte la concientización sobre el daño ambiental.
Luego se vivió una verdadera fiesta llena de luces, baile y música que deleitaron a los miles de personas que asistieron al estadio y a los millones que lo vieron por televisión antes de que empezará el tradicional recorrido de todas las delegaciones.
Los Juegos Olímpicos de Río 2.016 ya son una realidad. A partir de ahora se vivirán 18 días a pura competencia.

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia