Un autobús que transportaba a periodistas acreditados en los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro fue atacado cerca de la violenta favela de Cidade de Deus por lo que según un testigo fueron disparos de bala, aunque la policía no descartó que fueran piedras.
"Escuchamos dos impactos en el lado derecho del bus, dos ventanales se quebraron. Hubo un herido, un reportero de Belarús, fue en la mano, en el dedo. La confusión era si eran balas o piedras", dijo a la AFP Gastón Sainz, periodista del diario argentino La Nación.
"Nos tiramos al piso y a los dos minutos vino la policía, paró el micro y nos escoltó hasta el MPC (Centro de Prensa Principal) con los vidrios rotos", añadió.
El incidente se registró pasadas las 20:00 (23:00 GMT) a la altura de Curicica, cercano a Cidade de Deus, una barriada ocupada por la policía pero aún con altos índices de violencia. El bus cubría la ruta entre el parque olímpico de Deodoro, ubicado en el humilde barrio homónimo en la zona norte de la ciudad, y el centro de prensa principal, en Barra de Tijuca (norte).

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia