Atlético Madrid daba comienzo a su participación en los Octavos de Final de la Copa del Rey. El líder de la Liga española se enfrentaba como visitante ante Rayo Vallecano, en lo que se presentaba como un accesible choque de Ida debido a que su adversario de turno llegaba tambaleando en el certamen doméstico, encontrándose en zona de descenso. Y las novedades pasaban por las presentaciones de los últimos dos refuerzos: Matías Kranevitter y Augusto Fernández.

Sin embargo, las cosas no se presentaron como preveían. Es que el Aleti de Diego Simeone jugó uno de sus partidos más flojos en lo que va de la temporada y le costó por demás salir con vida del estadio de Vallecas. Tal es así que a poco de cumplida la media hora de juego ya se encontraba en desventaja por el golazo que marcó Nacho Martínez.

Pero en el complemento todo cambió con los ingresos de Saúl Ñíguez y Luciano Vietto. Fue precisamente de los pies de ellos dos que nació el tanto del empate. Tras una muy buena maniobra individual del ex Racing, Saúl terminó enviando el balón al fondo de la red para decretar el 1-1 final.

Más allá del discreto juego del conjunto del Cholo, ambos debutantes dejaron buenas sensaciones y ahora buscarán ganarse un lugar en la consideración del técnico argentino (el ex River tiene chances de ser cedido a préstamo). La revancha será el jueves 14 en el Vicente Calderón.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia