Marcos Ayerza, el pilar de 32 años de la selección argentina de rugby, se encuentra con Los Pumas en Leicester, su lugar de residencia, donde los albicelestes jugarán sus dos últimos partidos del Grupo C del Mundial de rugby, el 4 de octubre contra Tonga y una semana más tarde frente a Namibia. Ayerza lleva desde 2006, nueve años, en el Leicester Tigers, donde llegó desde su club argentino, Newman. Al contrario de muchos de sus compatriotas que han cambiado a menudo de clubes en Francia e Inglaterra, el pilar argentino ha sido fiel al mismo equipo. Tras los dos primeros partidos disputados contra Nueva Zelanda (derrota por 26-16) y Georgia (victoria por 54-9), los Pumas tuvieron dos días libres, que Ayerza pasó en su casa, en Leicester. "Me pude ir a mi casa con mi familia. Eso me ayudó a sentirme como local. Tengo mi familia acá, voy a mi casa y puedo hacer mis cosas de siempre. Pasas por el club, vas al supermercado", explica Ayerza. "Fui a hacer unas compras y me encontré gente que me decía: ¿Estás acá? ¿Cómo estás? Me decían que me vieron jugar y me felicitaban. Son cosas que le hacen sentirse más cómodo a uno. Suma en lo personal", añade. Inglaterra perdió contra Gales en la primera fase por 28-25 y se jugará su continuidad en el torneo contra Australia. Una eliminación temprana de la selección local sería duro para sus aficionados. "Muchos aficionados en Leicester me han dicho que si es eliminada Inglaterra su equipo será Argentina. Es lindo escucharlo. Mucha gente en Leicester son fanáticos de sus jugadores. Es lindo recibir ese cariño", subraya. "El Mundial perdería un poco de colorido e interés sin Inglaterra. Ojalá para el bien del Mundial que siga. Yo creo que sigue siendo candidato a ganarlo", afirma.

Pilar o tercera línea

Ayerza es uno de los pilares titulares de los Pumas, pero hubo un tiempo que dudaba entre jugar en la primera o en la tercera línea. "Yo jugaba de tercera línea y debuté en Newman en esa posición. En esa época jugaba en los Pumitas de pilar. Ahí estaba Aitor Otaño como técnico de los Pumitas que me decía que tenía mayor futuro como pilar que como tercera linea. Y en Newman, mi entrenador, que también había sido técnico de los Pumitas, me decía que tenia futuro como tercera linea. Cada uno me decía una cosa", resume Ayerza. Para Ayerza, el trabajo del pilar es más anónimo, menos reconocido, menos visto que los de los backs o de otras línea de forwards. "Los de adelante tienen una mentalidad diferente al resto del pack y al resto del equipo. Son Trabajadores, humildes, no es que no les guste el reconocimiento, pero les gusta trabajar en la sombra. Va a limpiar zonas para que hagan try los backs. Los tres cuartos te dicen en las formaciones fijas, dale gordo, pasame ya la pelota. Eso les decía yo cuando era tercera línea", dice riendo. El próximo rival, en un partido decisivo en Leicester para clasificar a cuartos es Tonga. "La sensación es positiva tras una gran victoria contra Georgia, que anima un poco a la confianza. Tonga en los papeles era el rival a vencer después de los All Blacks. Tuvo un traspié contra Georgia, que fue mas inteligente, pero sabemos que Tonga es un gran rival y encaramos todo para trabajar duro y prepararnos bien", indica. "Tienen un pack de forwards y una idiosincrasia de juego físico. Su scrum fue dispar contra Geogia, que no fue ni dominante ni dominado, tuvieron una buenos y unos malos. Ahí va a arrancar un poco el partido, en los ocho de delante, en las formaciones fijas. Tonga tiene además, a diferencia de Georgia, unos tres cuartos que también son incisivos, que también son veloces y que son una amenaza para nosotros". añade. Ayerza, jugando cerca de su domicilio en Leicester, y con muchos argentinos en las gradas, se sentirá en casa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia