A partir de hoy, Brasil tiene un nuevo ídolo, y ese no es Neymar, quien se encontraba en la tribuna alentando a su Selección, sino el juez de línea, el cual lo benefició con un insólito fallo arbitral, que anuló un gol de Ecuador, luego de un terrible error del arquero Alison. ¿Qué sucedió? Miler Bolaños llegó exigido sobre la línea de fondo, pero llegó a meter un débil centro antes de que la pelota saliera del campo. El uno brasileño la quiso asegurar sobre su pecho, pero se le escapó y la terminó ingresó en su propio arco. Mientras ya se lamentaba por su papelón, recibió un "ayudín" como siempre ocurre con Brasil: el línea, a 50 metros de la jugada, cobró saque de arco. El papelón ya se hizo presente en Estados Unidos...

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia