El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), el alemán Thomas Bach, llegó ayer a Río de Janeiro y se mostró confiado en que el Comité Organizador de los Juegos de Río 2016 resuelva los problemas de infraestructura y servicios presentados en las instalaciones de la Villa Olímpica, ubicada en Barra da Tijuca, donde se hospedarán todas las delegaciones.
"A pocos días de los Juegos siempre hay un problema u otro para resolver y los brasileños van a resolverlos", declaró Bach a los periodistas que lo aguardaron en el aeropuerto internacional Galeão de Río de Janeiro.
Australia, Argentina, Bielorrusia y Suecia fueron algunas de las delegaciones que se quejaron de la suciedad, obras inconclusas y de problemas hidráulicos y eléctricos en los departamentos de la Villa Olímpica.
Bach comentó que "ya es posible sentir el clima olímpico en el aeropuerto, en la ciudad y en los sonrientes voluntarios", que lo esperaban y que recibieron broches conmemorativos de parte del dirigente, quien se disculpó por arribar "tan temprano" y tener que hacerlos madrugar.
"Estamos ansiosos para tener unos grandes Juegos. Tenemos confianza en Brasil y de que van a ser unos Juegos fantásticos. La expectativa es alta por causa de la pasión de los brasileños por los Juegos, por el alto nivel de las instalaciones que vamos a ver. El ambiente está óptimo", destacó el titular del COI.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia