El vicepresidente de Newell's Old Boys, Cristian D´Amico, que fue baleado anoche cuando iba en su camioneta junto a su hijo de diez años y ambos resultaron ilesos, "recibió un ataque de más de diez disparos perpetrado por los ocupantes de un auto, en un barrio de la zona oeste de Rosario", confirmó el presidente "rojinegro", Eduardo Bermúdez.
"Fue a eso de las once de la noche. Recién me llamó el ministro (de Seguridad de Santa Fe, Maximliano Pullaro). Salió con la chata del predio de fútbol infantil de Newell´s, en Malvinas por Pellegrini y vio que lo venía siguiendo un auto, aceleró pero lo encerraron y le tiraron como diez balazos", le narró esta noche Bermúdez a Télam.
"D'amico iba con el hijo, pero no les pasó nada. Igual estaba destrozado por el susto", agregó el presidente "rojinegro", quien dijo desconocer el origen del ataque.
D´Amico es amigo personal del secretario del club y enlace con la barra brava de Newell's, Claudio "Tiki" Martínez, quien sufrió dos atentados a balazos en su domicilio cercano al estadio "rojinegro", uno a través de un explosivo en el propio club y una amenaza con armas de fuego al policía que custodiaba la puerta del edificio donde vive, en Rodríguez 1679.
El "Tiki" Martínez se reunió en el estadio con el fugaz líder de la barra brava "rojinegra", Matías "Cuatrerito" Franchetti, la tarde del 7 de junio de este año, antes de que lo asesinaran de varios disparos en la puerta del club, cuando caminaba con los referentes de la barra, el "Chivo" Nelson Saravia y el "Cabezón" Maximiliano Larroca, según denunció la familia de la víctima.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia