La Liga española se volvió apasionante y Barcelona, que estaba para ganarla sin problemas, de repente se encuentra afuera de la Champions League y con dos pesos pesados mordiéndole los talones. Hoy debía levantarse en el Camp Nou, pero cayó por 2 a 1 ante Valencia y se complicó demasiado.
Si bien los de Luis Enrique tuvieron infinidad de situaciones para convertir, la falta de puntería, ideas y la enorme figura de Diego Alves lo dejaron sin nada. Ivan Rakitic y Santiago Mina marcaron para la visita, mientras que Lionel Messi cortó su sequía goleadora y llegó a los 500 tantos en su carrera. El cuadro azulgrana no encuentra el rumbo, justo sobre el final de la temporada.
Con este resultado, los catalanes continúan comandando la competencia con 76 unidades a falta de cinco compromisos; pero ahora con compañía. Atlético Madrid, su verdugo en el plano internacional, vulneró a Granada y lo alcanzó. Real Madrid, que también festejó ante Getafe, se le puso a un punto. Dentro de este final apasionante, Barcelona tiene la ventaja de que si iguala con los del Cholo en la primera colocación, se consagrará a raíz de tener mejores resultados ante ellos.
Además de la Pulga, Javier Mascherano fue de la partida y disputó todos los minutos del juego. En el triunfador, Enzo Pérez estuvo desde el arranque. El conjunto che llegó a las 40 unidades y naufraga por la mitad de tabla.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial



Comentá esta noticia