Sintiéndose víctimas de una persecución arbitral, la barra de Huracán decidió colgar un intimidatorio trapo que rezaba "Cuando matemos a un referí van a dejar de robarnos".
Esto provocó que el árbitro Paletta interrumpiera el juego por 3 minutos, hasta que fuera descolgada.

Bandera del globo.jpg

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia