Justo en la semana previa al superclásico, el presunto barrabrava de River Plate Ariel Calvisi, detenido por los disturbios en la confitería del club en noviembre de 2014, denunció una supuesta relación del vicepresidente de la entidad Matías Patanián con grupos de violentos.
Al declarar ante la jueza de instrucción Fabiana Palmaghini, Calvisi aseguró que "Patanián promovió la realización de un asado durante enero de 2015 en una quinta en Pilar, para que Guillermo Godoy y cuatro integrantes de la barra, a los que denominan 'los de Budge', coordinaran cómo se movilizarían durante los partidos de las copas de verano".
"Durante la organización del torneo de Mar del Plata, la cúpula de la barra brava había dejado sus autos estacionados en el estacionamiento interno del club, para luego trasladarse a la confitería y cargar viandas para todos los que se trasladarían en ómnibus", agregó.
Calvisi enfatizó que "pese a que la dirigencia niegue esta relación con los barras, todos los hechos que estoy relatando tienen que estar filmados por las cámaras" de seguridad de la entidad.
La fuente señaló que, en la extensa declaración, Calvisi también hizo referencia a la relación con otros directivos "aunque de menor jerarquía" y citó a Esteban García y Diego Iglesias, "responsables de boleterías"; Alberto Orlandoni, "juez de faltas que se desempeña en el club en el departamento de legales" y Guillermo Imbrogno, "integrante de la Comisión Directiva", entre otros.
La investigación por esa declaración de Calvisi -en la que también aludió a "entradas, dinero, financiamiento"- se deriva de la causa por los episodio de violencia en la confitería del club, y está en manos del fiscal de distrito de Saavedra José María Campagnoli.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia