Hubo violentos que no hicieron más que opacar el gran momento futbolístico del canalla, que logró una importante victoria en Uruguay. Ocho micros que trasladaban a simpatizantes del elenco rosarino arribaron tarde al estadio Centenario, por lo que intentaron ingresar a la fuerza para no perder el tiempo y todo se desmadró.
La Policía les prohibió entrar sin presentar los tickets correspondientes y enseguida se produjo un fuerte enfrentamiento que terminó con dos efectivos heridos. No conformes con los desmanes ya causados, los hinchas canallas destrozaron la Seccional 9ª que se encuentra ubicada justo debajo de la tribuna Colombes (precisamente la destinada para los seguidores del elenco dirigido por Eduardo Coudet).
Luego de algunos minutos de incidentes en las afueras de la cancha (también agredieron a personal de las boleterías y a los puestos de comidas y bebidas que no les aceptaban el dinero argentino), los violentos ingresaron con las correspondientes entradas. Pero como continuaron los desmanes, varios efectivos intentaron hacerse presentes en la tribuna, pero al ser recibidos a pedradas, dieron marcha atrás a su decisión.
Mientras tanto, un juez charrúa pidió la suspensión del partido al veedor de la Conmebol (esto sucedió cuando se disputaban alrededor de diez minutos del complemento), quien descartó la posibilidad. Además explicaron que lo más apropiado era retener en el estadio a los violentos, debido a que minutos más tarde se llevaría a cabo el otro partido del Grupo 2 (Nacional-Palmeiras) a tan sólo diez cuadras de allí.
Nelson Telias, presidente de la Comisión de Seguridad de la AUF, informó que le va a realizar una grave denuncia al club.

Fuente: Playfutbol

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia