Número dos del mundo, Murray, ganador en Shanghai en 2010 y 2011, se impuso al francés Guilles Simon por 6-4 y 6-3. Jugará por cuarta vez por este trofeo del Masters 1000.
Djokovic, de 29 años, que realizó un parón luego de su derrota en la final del Abierto de Estados Unidos el 11 de septiembre, aspiraba a un cuarto título en la ciudad asiática.
Esta derrota corrobora el mal momento de juego del líder hegemónico del tenis mundial. Destronado en Estados Unidos por el suizo Stan Wawrinka, también fue eliminado a las primeras de cambio en Wimbledon y en los Juegos de Rio, en primera ronda ante el argentino Juan Martín Del Potro.
En Shanghai, Djokovic ya había recibido un serio aviso en cuartos de final de manos del alemán Mischa Zverev, 110º del mundo, que le ganó el primer set y se imponía por 2-0 en el segundo, antes de acabar cediendo (3-6, 7-6 (7/4), 6-3). Más preocupado por recuperar su 'juego interior' que por las victorias o los títulos, como dijo al inicio del torneo, Djoko puso de manifiesto sus problemas de concentración.
'He vivido altos y bajos en términos de resultados y hay cosas que debo recuperar a nivel emocional y mental', señaló Djokovic. En varias ocasiones se le vio nervioso, golpeando su raqueta, desgarrando su camiseta o discutiendo con el árbitro.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia