Los tres deseos de cumpleaños no se dicen y eso es lo que Kevin Benavides le dijo a El Tribuno, en confianza, horas después de la durísima sexta etapa que comprendió dar la vuelta por todo el salar de Uyuni, en tierras bolivianas. "Pero el mejor regalo es terminar el Dakar, es lo único que quiero. Después estar con mi familia y algunos amigos", aseguró el piloto en la previa de su cumpleaños 27 el viernes.
Muy concentrado en lo que todavía queda, casi una semana de competencia, Benavides dijo que "ni tengo en cuenta mi cumpleaños porque estoy acá (el Dakar) y es lo único que pienso".
Justamente, el tramo entre Termas de Río Hondo y San Salvador de Jujuy fue el día en que escribió su historia en el rally, porque se transformó en el primer argentino en ganar un Dakar en motos. Después llegaron algunas complicaciones desde Jujuy a Bolivia, donde primero le jugó una mala pasada el mapa de ruta y después fue la torre de navegación.
"En esos 10 minutos del viernes pensé que estaba afuera de competencia y en un segundo se te puede acabar la carrera. Por eso quiero estar tranquilo, no quiero que juegue en contra otras cosas", aseveró ya en su tierra natal donde fue recibido como un héroe.
Después contó que más allá de haber bajado puestos en los últimos días, "estoy muy positivo y sé que los errores fueron por el mapa primero y más tarde por una pieza que se rompió, pero se pudo arreglar. Ahora empieza lo más difícil porque se viene el calor, la arena, Fiambalá".
La competencia rumbo a Salta, más allá de la especial que fueron 336 kilómetros, hubo otro trayecto de 481 de enlace que le costaron a más de uno.
Kevin se pasó su cumpleaños número 27 andando casi todo el día y recién pudo brindar con sus íntimos durante las últimas horas del día. "Llegamos casi a la noche y lo festejé tranquilo, porque tampoco iba a estar mucho tiempo sin descansar".

Recibido a lo grande

Kevin Benavides ya había sido recibido como un verdadero héroe gaucho en su tierra natal el martes, cuando había cumplido la etapa 3 y se trasladaba en enlace desde nuestra provincia a Jujuy. Fueron cientos los salteños que lo recibieron primero en Rosario de la Frontera y luego en General Güemes. Y Capital no se quedó atrás al recibir a Kevin; el piloto agradeció, dejó su moto en el Vivac y se fue a casa por unas horas. Sin embargo hoy, en el llamado día de descanso, Benavides volverá al Vivac para armar el mapa de ruta de lo que será la etapa final.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia