El gran momento que atraviesa Kevin Benavides en el rally no es una casualidad, ya que antes de ser la revelación del Dakar y todos los logros que siguieron después en el Cross Country, fue múltiple campeón de enduro. Y su caso no es aislado porque tanto su hermano Luciano (21), como Nicolás Kútulas (20) están primero y segundo, respectivamente, en el Campeonato Argentino de la mencionada categoría.
A falta de una fecha, el 20 de noviembre en Villa Allende (Córdoba), los dos buscan consagrarse. Benavides quiere retener el título conseguido en 2015, mientras que Kútulas busca su revancha, ya que fue subcampeón el año pasado. Juntos, pese a la rivalidad, los salteños visitaron la planta editorial de El Tribuno y compartieron que por el "boom" del rally, especialmente tras el paso del Dakar, "se desmerece el enduro".
Luciano y Nicolás se llevan un año y desde los cinco años compiten. Los dos fueron campeones en Promocionales, en el Argentino Juniors y Benavides consiguió el título de Seniors A, trofeo que Kútulas todavía no tiene. Ahora están casi mano a mano, en busca de este título, con 194 puntos para el hermano menor de Kevin y tres menos para su comprovinciano. Además, ambos compartirán equipo en el Six Days de España a principios de octubre.
"Obviamente tenemos una competencia, pero nos pone contentos estar los dos arriba y compartir las cosas que vivimos, porque la rivalidad no quita la amistad", dice Kútulas y Benavides agrega: "Nos respetamos muchísimo y en lo personal me gusta que los dos que estamos en la punta seamos salteños".
Con más de 15 años en competencia, los dos se conocen tanto que Nico cuenta que "enseguida nos damos cuenta si el otro está en un buen día, sin ni siquiera estando arriba de las motos. Son años de carreras y también, muchas veces, de entrenamientos juntos".
Los salteños coincidieron en que "el enduro es muy dificultoso en terreno, mientras que el rally es más navegación".
"Por ver el rally, estaría bueno que la gente no desmerezca el enduro, ya que es un deporte muy lindo y te hace tener una vida muy sana".
Sin quererlo, Luciano convive a diario con el hecho de ser el hermano del mejor deportista del año, cuya participación en el rally sigue creciendo. Sin embargo, sabe que el presente de Kevin puede ayudar a que se apoye más al enduro, ya que cada deportista tiene que correr con los gastos y buscar sus sponsors.
"Estaría bueno que haya apoyo en nuestro deporte, especialmente en el campeonato de Michi Echazú (el Enduro del Valle), donde participan chicos con mucho futuro".
Los dos presentan objetivos parecidos, tanto en un futuro cercano como en el traspaso al rally en los próximos años.
Benavides además quedó segundo en el Full Gas Sprint Enduro de Estados Unidos por no haber podido viajar la fecha pasada y antes de competir en Villa Allende, correrá la última fecha en Norteamérica en busca del campeonato.
"En los objetivos próximos quiero ganar el Six Days, el torneo de Estados Unidos y el Campeonato Argentino", admite Luciano y Nicolás también pretende lo mismo "para el Six Days y el Argentino".

El Dakar puede esperar

Los dos son concientes de que tienen un enorme potencial y que pueden seguir los pasos del mayor de los Benavides: primero mudarse al rally y después llegar al Dakar.
Kútulas no tiene dudas: "Quiero seguir en el enduro unos años más. Honda me hizo una propuesta para competir en el Dakar, pero no me dejaron mis padres. Sin embargo creo que soy muy joven y en algunos años voy a tener mayor experiencia para poder competir".
Benavides afirma: "Siento que no es el momento, muchos ahora me comparan con Kevin y a veces molesta. Ahora explotó el rally y se perdió un poco el enduro. Quiero terminar de consagrarme para recién llegar al Dakar. Como le pasó a Nico, también tuve propuestas. Será en un tiempo, aunque extraño competir con mi hermano".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia