Darío Benedetto, tercer refuerzo que incorporó Boca para las semifinales de la Copa Libertadores y el próximo semestre, se entrenó este miércoles por primera vez con sus nuevos compañeros.
En tanto, el defensor paraguayo Gustavo Gómez, una de las prioridades de Guillermo Barros Schelotto, se encuentra cada vez más lejos porque existen muchas ofertas de Europa.
El futbolista se sumó a las otras dos caras nuevas de Boca, los jugadores Fernando Zuqui y Walter Bou, y practicó bajo las órdenes del Mellizo en el predio Julio Humberto Grondona de Ezeiza.
Por Benedetto, Boca desembolsó 5 millones de dólares, de los cuales le pagará al América la mitad en una primera cuota en las próximas semanas y el resto dentro de un año.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia