Como todo mercado de pases, los primeros apuntados suelen ser de alto calibre. Los clubes van a buscar futbolistas que se encuentran en Europa e intentan repatriarlos con la excusa de continuidad y quedarse con la gloria. Y en esta ocasión, uno de los grandes -y primeros- apuntados fue Gonzalo Bergessio.

Lavandina se convirtió en el gran anhelo de dos poderosos del fútbol local: la dirigencia de San Lorenzo, club donde la rompió y fue vendido al exterior, lo tenía como el principal apuntado para comenzar a darle los gustos a un Edgardo Bauza que sigue sin firmar su renovación (aunque todos aclaran que está acordado de palabra y que no corre riesgo su continuidad, lo cierto es que ésta dependería de los nombres que lleguen a Boedo). Al punto tal que lo consideraban vital para intentar retener la Copa Libertadores.

Embed

En tanto, otro que lo tenía en carpeta y lo había sondeado era Boca Juniors. Tras las dificultades por traer al país a Carlos Tevez y Daniel Osvaldo, Bergessio pasó a ser una las opciones de peso más factibles. Sin embargo, ninguno de los dos lo tendría.
El delantero, que hoy no está teniendo demasiada continuidad en la Sampdoria jugó doce partidos, de los cuales sólo en tres fue titular, y marcó un gol, agradeció el cariño y deseo por "repatriarlo", pero recalcó que en su cabeza está la idea de seguir en el Viejo Continente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia